La historia de Abby y Casey dos hermanos, ella con Síndrome de Down, él con Autismo, contado por sus padres

Publicado por 27 junio, 2013NOTICIAS, VARIOS

Miro Abby mientras duerme. Ella es tan bonita. Sus grandes ojos almendrados que no puedo decidir si son de color azul o marrón. Sus pequeñas manos y pies regordetes. Su respiración es dificultosa, por lo general es cuando tiene un resfriado.

caso_hermanos

El cromosoma de más de Abby no es un error. No es una anomalía. Ella tiene síndrome de Down. Ella se hizo de esa manera.

El Autismo de Casey no es un error. No es un anomalía. Él tiene autismo. Él se hizo de esa manera.

Mis hijos nacieron de esta manera. He llegado a aceptar eso. La aceptación no significa que no me gustaría que mis hijos tuvieran la vida un poco más fácil. Esto no quiere decir que estoy bien cuando Abby se enferma tanto como ella lo hace, o que estoy bien con la observación de Casey mientras intenta calmar a un cuerpo que no se calma. Esto no quiere decir que yo no trabajo sin descanso para conseguir que los mejores servicios para ayudarles en su camino. Esto quiere decir que amo a mis hijos por lo que son. Quiero que el mundo vea a mis hijos como Abby y como Casey. No sólo como sus respectivos diagnósticos. Quiero que la gente vea que no son ni menos ni más debido al síndrome de Down y el autismo, quiero que los vea como iguales.

El ser diferente es tan bueno. Es lo que le da color, la profundidad y la riqueza de esta vida. Estoy agradecido por las cosas que me hacen diferente. Estoy agradecido por la gente que he conocido que son tan diferentes a mí, porque ellos me enseñan. Cada uno tiene su propia belleza, su propio valor y su propia necesidad de aceptación por lo que son.

TRADUCIDO POR ASPAU.
Fuente: http://www.mostlytruestuff.com/